10 jun. 2014

SORPRESON!!!

Generalmente mis menstruaciones son bastante regulares, asi que con dos dias de retraso ya imaginamos que estariamos embarazados. Aun asi esperé unos diez dias para ir a la farmacia a comprar un test. Cuando fui, aproveché y compré también una caja de vitaminas, de las mismas que habia tomado en mi segundo embarazo.
El test confirmo nuestras sospechas y fue una alegria inmensa.
Creo recordar que mi primera visita con la ginecologa fue en la sexta semana de embarazo. Confirmo con una ecografia el embarazo, me hizo una citologia porque habia pasado bastante tiempo desde la ultima que me hicieron y también me mando los analisis de sangre y orina. Me los hicieron ese mismo dia. Me resulta un poco extraño, aqui es todo muy diferente a lo que yo estaba acostumbrada en España con respecto a la sanidad. Te lo hacen todo en el mismo dia para no tener que molestarte en ir tropecientas veces a la consulta, y para cada cosa hay un especialista diferente. Por ejemplo, yo tengo a mi ginecologa que es la que me controla los resultados de los analisis, el peso, la alimentacion, la tension... Y luego tengo otra ginecologa que me hace solo las ecografias. También hay una asistenta social que es obligatorio visitar para contarle tu situacion y ella misma te indica lo que necesites conforme a tus necesidades. Aqui por ejemplo siguen dando la paga unica por nacimiento, y es esta asistenta social la que lo tramita todo desde su despacho en el hospital. También asesora a las mamis que tengan problemas para amamantar a sus bebés, o se informa acerca de ayudas de pañales o leche gratis en caso de mamis con pocos recursos economicos.

En mi segunda visita al hospital, tenia que ir a la ginecologa de las ecografias. El hospital donde voy es universitario, asi que ademas del profesional hay uno o dos estudiantes en practicas. Ese dia la ginecologa estaba ocupada cuando llegué a mi consulta, asi que fue un estudiante el que comenzo a hacerme la eco. Mi marido se habia quedado con nuestro hijo Samuel dentro del coche, porque el niño se habia dormido y preferimos que esperaran los dos alli. El mayor estaba en el colegio.
No sé explicaros por qué, supongo que por los sintomas, pensé que el embarazo tenia algo de especial, algo que lo diferenciaba mucho de los anteriores. Llegué a comentarle a mi marido mi presentimiento de estar llevando dos bebés dentro de mi. En los anteriores embarazos jamas vomité, ni siquiera tuve nauseas. Fueron dos embarazos maravillosos. Este estaba siendo completamente distinto, me sentia muchisimo mas floja de lo normal, vomitaba bastante, me faltaba incluso el oxigeno. Sé que cada embarazo es un mundo, pero yo llegué a pensar que llevaba dos bebés en mi vientre.
Y aquel dia en la consulta, mientras el estudiante me hacia la eco, pensé en esa posibilildad. De repente, el chico me dijo: "Señora, ya sabe que son dos bebés?". Bueno, a ver, yo tenia el presentimiento, pero cabia la posibilidad de equivocarme. De hecho, en mi familia no hay casos de embarazos gemelares, asi que ni por esas me tocaba.
Me quedé helada. "Dos bebés?", le dije al chico. El continuo con la eco, incluso me saco una foto de cada embrion para convencerme de que eran dos. Después de sacar las fotos, abrio los ojos como platos de pizza, y me dijo:"Señora, de hecho, no son dos... son tres bebés!". Ahi fue cuando el mundo se paro. Yo no sabia hacer otra cosa que decir: "Tres bebés?", "Tres bebés?"... y resoplar y resoplar como si fuera a derrumbar la casa de uno de los cerditos del cuento.
El chico me dijo que estaba seguro de que solo habia una placenta, lo que significaba que un solo ovulo fue fecundado, vamos, lo normal en mi. Pero dudaba al respecto del numero de sacos amnioticos, asi que me aviso de que iba a llamar a la ginecologa para que ella misma lo viera. Y asi fue, ella vino y confirmo que se trataba de un embarazo monocorial triamniotico, una placenta y tres sacos.
Todos estaban alucinados, claro que no tanto como yo. Recuerdo que la ginecologa me hablaba y yo solo la miraba y le decia "Tres bebés?", y volvia a resoplar. Ella miro a la chica estudiante que habia llegado también y le dijo: "Pobrecita, esta en estado de shock". Ahora me acuerdo y me da la risa, pero en ese momento era para haberme visto la cara. No me la quiero ni imaginar.
A partir de entonces me avisaron de que mi embarazo seria tratado como de alto riesgo y que tendria que acudir a la consulta con mas frecuencia que en un embarazo "normal". Aunque, siendo sincera, en ese momento no me enteré de mucho, el caso es que no cai en cuenta de nada, solo pensaba que estaba embarazada de tres bebés a la vez y estaba tremendamente alucinada. No podia pensar en nada mas.

Sali de la consulta tan alucinada que no aguanté ni siquiera llegar al coche. Saqué mi telefono movil y llamé a mi marido.
"Como esta el bebé?", me pregunto el muy inocente.
"El bebé, no, LOS bebés", le respondi.
"Al final son dos?".
"No, son tres!".
"Anda ya, déjate de bromas!".
"De verdad", ahi empecé a llorar y ya se dio cuenta de que no le estaba gastando una broma.
Llegué al coche. Me senté en el asiento del copiloto y solo pude mirar a mi marido con los ojos empapados en lagrimas. Estaba tremendamente nerviosa. El me abrazo, me beso, dijo un "Gloria a Di*s!" con todas sus fuerzas y le dio una carcajada nerviosa. Solo podiamos mirarnos, creo que ambos nos preguntabamos a quien se le habia ido la olla de los dos.
Bueno, era momento de guardar la calma, respirar hondo y asimilar la noticia. Creo que durante ese dia mi marido y yo nos miramos a los ojos fijamente mas veces que en los años que llevamos juntos.

Por cierto, ese dia era 19 de marzo, el dia del padre en España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario