21 jun. 2014

LA PRIMERA VISITA



Mi marido fue a recoger a Ricardito del cole y, claro, llevaba a Samuel con él.
Esta semana sera dificil para él porque no puede ir a trabajar mientras yo esté ingresada porque es autonomo y, ya sabéis, dia que no trabaja, dia que no cobra.
El caso es que estaba abriendo la bandeja que me habia traido una enfermera cuando llego mi primera visita. Por cierto, me trajeron la bandeja a las 5 de la tarde y yo tan contenta porque no habia almorzado y tenia un hambre horrible y yo diciendo que vaya merienda me habian traido, un café, tres panecillos blandos, mantequilla y tres tipos de queso. Pero claro, sera que después de tanto tiempo no se me ha relajado la sangre española y yo pensaba que era la merienda y en realidad era la cena!!!. Jajajaja. Menos mal que antes del ingreso me compré un bocadillo en la cafeteria por si acaso... acabo de comerme mas de la mitad y son las 8 y pico de la tarde.
Escuché a mis hijos por el pasillo, sabia que venian. Cuando tocaron a la puerta directamente hablé en español: "Entrad!!". El primero en venir hacia mi fue mi Ricardito. "Hola, mami. Mira lo que te traigo". Me dio una bolsa de plastico que llevaba en la mano y saqué de dentro un osito de peluche que tenemos en casa. "Es para que te ayude a dormir mejor". Claro, yo soy muy positiva, hoy he estado entera a pesar de ingresar y todo, pero esto ha podido conmigo y me he puesto a llorar como una tonta. "Qué te pasa, mama?", me ha preguntado Ricardito, "Nada, mi vida, si lloro de alegria, porque eres el mejor!". Me ha sonreido y se ha quedado convencido.
Luego ha venido Samuel con los morritos estirados pidiéndome un beso. "Mamaaa, un beso". En cuanto ha descubierto los botones del mando de la cama y de algun otro aparato apagado que hay por aqui ha dejado de prestarme toda su atencion. Jejeje.
Mi marido ha llorado cuando me ha visto llorar. Supongo que los dos intentabamos estar fuertes para no venirnos abajo y empujar con el uno al otro, pero en ese momento no hemos podido aguantar las lagrimas. Me ha besado, me ha abrazado y le ha dedicado unas caricias a mi vientre y unas palabras a nuestros triges.
La visita acababa a las 8, pero se han ido a las 7 porque Samuel no se estaba quieto! jejeje. Mi marido decia que qué clase de reposo iba a hacer yo con Samuel a mi lado... jejeje.
Se fueron.
Desde la ventana de mi habitacion se veia el coche. Les he mirado mientras entraban al coche y ya me he acostado.
Hace un momento me han llamado al movil. "Mama", me dice Samuel, "yo quiero irme contigo". Casi se me cae el alma al suelo. He tenido que aguantar para no llorar otra vez. Luego Ricardito, "Mama, es que tengo muchas ganas de verte". Que duro es estar lejos de ellos... Pero tiene que ser asi, no puedo hacer otra cosa!.
Mañana a las dos de la tarde empiezan las horas de visita, asi que ya queda menos para verles.
Por cierto, recordais que a mi hijo Ricardito le daba miedo tener hermanitos porque decia que le iban a pegar entre cuatro?. Cuando me han llamado hace un momento me dice mi hijo: "Mama, es que yo quiero que vengas a casa porque cuando Samuel me pega tu le castigas y papa no". Jejeje. Pobrecito mio... Los hombres son asi, al menos el mio, que le da pena castigar a sus hijos. Es un blando!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario