21 jun. 2014

FETOSCOPIA, LA OPERACION



Sin duda, uno de los dias mas asustadores de mi vida.
El positivismo de siempre hizo que anoche durmiera como un bebé. Bueno, como un bebé dormilon, no como el bebé de la habitacion de al lado que el pobrecito se desperto varias veces de madrugada sin parar de llorar. Estuve tranquila, no iba a preocuparme por algo que aun no habia llegado, al fin y al cabo no esta en mis manos y no pued hacer nada, o si, estar positiva y relajarme todo lo posible.
Esperaba que me operaran por la mañana. Vino la enfermera a las 8 y poco para ponerme suero. Me dijo que en poco tiempo vendrian a por mi. Anoche la enfermera que habia me dijo que debia quitarme el esmalte transparente que llevaba en las uñas de las manos. Ya es casualidad, nunca me pinto las uñas, ni siquiera con brillo, pero hace dos dias me eché brillo y mira por donde he acabado aqui. Esta mañana se lo comenté a la enfermera y me trajo acetona y gasas para quitarmelo. Me quedé tranquila, no iba a llevarme ninguna bronca por mis uñas. Jejeje.
Aproximadamente a las 10 vinieron a decirme que tenian que bajarme a hacerme una eco. Mi ginecologa y el profesor universitario estaban esperandome. Me recibieron con su atencion y cariño habitual. Ambos son un encanto. En la eco pudieron constatar que el liquido de "Primero" habia aumentado mas de ayer para hoy. Sin duda alguna, habia llegado el momento de intervenir.
El profesor me dijo que me operaria él y que seria por la tarde.
Fijaos si mi positivismo era grande y mi tranquilidad real que en ese momento pensé en que me quedaban muchas horas para poder comer.
Estuve acostada sobre el lado izquierdo un buen rato desde que subi a la habitacion. Las contracciones eran minimas debido al tratamiento. Mi marido estaba en casa con los niños, me llamo tropecientas veces para preguntarme como estaba y como iba todo. Ricardito me dijo que habia dormido bien y que tenia ganas de verme. Samuel estaba contento porque habian dormido los tres en la cama de matrimonio y eso es para él como una fiesta por todo lo alto. Me dijo que queria venir conmigo, le dije que después de almorzar vendria con papa y el tete y se quedo tranquilo. Estaban viendo los dibujos.
Mi marido habia recogido la cocina y habia cocinado. Estaba tranquilo y positivo a pesar de todo.
La hora de las visitas empezaba a las 14 horas. La tia de mi padre y una de sus hijas iban a venir a verme. A las 14 y poco vinieron a por mi las enfermeras de quirofano. Ahi empecé a ponerme un poco nerviosa.
No pensaba contar detalladamente la operacion por si el dia de mañana alguna de vosotras tiene que pasar por ello y pensé que contarlo a lo mejor impresionaba un poco, aunque tampoco es tanto. Pero luego digo; "Si no lo cuento, van a pensar que es mucho peor de lo que es y podrian ir mas asustadas todavia". Asi que ahi voy.
LA OPERACION
Yo habia pasado por quirofano para la cesarea de mi primer parto y cuatro años antes para hacerme un cateterismo para quemar unas venas del corazon que me provocaban taquicardias. Me sobraban venas, es que lo quiero "to pa mi".
Pero claro, entrar a un quirofano siempre impresiona, a no ser que seas uno de los que lleva bata. Yo llevaba el tipico camison abierto por atras, que al final ha quedado abierto por todos lados y todo lo que era intimo ha dejado de serlo en cuestion de segundos. Habian diez personas sin contarme a mi. Eso me ponia mas nerviosa que todo lo demas. Cada uno haciendome una cosa, qué agobio!.
El anestesista empezo a colocarme cables y cosas por todos lados. Ayer me dijeron que al final me dormirian entera para que estuviera lo mas "atontada" posible, pero no ha sido asi, me han puesto epidural. En mis dos partos anteriores me pusieron epidural, asi que ya sabia lo que era. O eso pensaba yo. No sé si seria el anestesista o yo, pero no atinaba. Me pincho en la parte baja de la espalda y cuando intentaba meter el cateter me dolia mucho en el lado derecho. Total, que después de un buen rato intentandolo, lo saco y me pincho mas arriba. Ha tardado un siglo en ponerme la anestesia!.
Luego entre una cosa y otra estaba atacada de los nervios. Parecia que por momentos me iba a dar un ataque de ansiedad y eso que llevaba puesto el oxigeno.
Intenté relajarme, asi que me puse a hablar con mis triges. Les expliqué lo que nos iban a hacer y les pedi que, al contrario en cada eco, no se movieran. Ese era uno de mis miedos, que por moverse quemaran con el laser lo que no podian quemar. Me puse a cantarles la misma cancion que llevo cantandoles varios meses. Me daba igual lo que pensaran los que estaban a mi alrededor, si estaban concentrados en su trabajo no creo ni siquiera que se hayan dado cuenta de mi cancion. Lo unico que queria era tranquilizar a mis bebés. Y de hecho ha funcionado, no se han movido! se han portado como los tres campeones que son!.
Una vez que la epidural hizo efecto, ya no me sentia tan mal. El agobio fue pasando poco a poco aunque al principio parecia que no iba a pasar nunca. Cuando empezo la operacion ni me enteré. El profesor hizo un pequeño agujerito por el que tenia que introducir el cateter con camara y laser, pero ni me enteré. Le pregunté si podian poner la pantalla cerca de mi para poder seguir la operacion, pero me dijeron que no, que después me lo enseñarian un poco. Asi que cogi una postura desde la que veia la pantalla y no les dije nada. Claro que no miraba todo el rato para que no se dieran cuenta y me la quitaran. Vi como quemaban algunos de los conductos.
De vez en cuando sentia como una pequeña explosion que me hacia sentir una cosa extraña por todo el cuerpo. Se lo dije a la ginecologa que estaba asistiendo al profesor y me dijo que era normal, que no me preocupase, que era algo normal que hacia la maquina. Bueno, si ella lo decia no tenia mas remedio que creerla.
Terminaron de quemar pero seguian toqueteando. Le pregunté qué estaban haciendo y me dijeron que estaban aspirando liquido. Me sacaron dos litros!. Y como se nota!, tengo la barriga menos hinchada.
Después colocaron la camara cerca de "Segundo" y me lo enseñaron en vivo y en directo. Es precioso!!. Lo primero en verse fue su boca. Qué labios tan lindos y tan perfectos!. Luego el profesor estaba de cachondeo y le metio la camara en la boca y le vimos la lengua jejeje. Luego la nariz, chiquitita como la de su hermano Ricardito. Los ojos, los tenia cerrados. Las orejitas. Los pies, las manos, con sus cinco deditos perfectos. Fue un momento maravilloso.
Acabo todo. Todo habia salido bien, quemaron lo que tenia que ser quemado.
Pero los riesgos son altos y ahora tenemos que dejar pasar los dias para ver como evolucionan. Las primeras 24 horas son cruciales y el profesor me ha dicho que a lo mejor uno de los triges no supera la operacion. Pero no quiero ni pensarlo, no estoy preparada para quedarme sin uno de mis triges. Solo de pensarlo lloro y me pongo mala.
Mañana me haran una eco para ver como estan los tres. Ya os contaré. Bueno, y también me pondran mañana el anillo para cerrar el utero, que al final hoy no me lo pusieron porque ya con esto he tenido suficiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario