29 jun. 2014

23 SEMANAS



El mismo dia que completaba 23 semanas, fui a la consulta de mi ginecologa, Anne Carton. Es una mujer maravillosa, la mas atenta y cariñosa, sin duda. Cada mañana subia a visitarme a la habitacion cuando estuve ingresada y siempre  que me ve, aunque no tenga cita con ella ese dia, viene a preguntarme como estoy y si necesito algo.
Como sabéis, tengo dos ginecologas, una es ella, la doctora Carton, que se ocupa de los analisis de orina y sangre, el control de peso y alimentacion, la tension... digamos que ella es la que se ocupa de mi. Mientras que la otra ginecologa, la doctora Guizani, Meriem Guizani, es la que me hace las ecografias y, por tanto, la que se ocupa de mis triges.
Esa mañana la doctora Carton me dijo que no necesitaba hacerme mas analisis por ahora porque estando ingresada ya me habian hecho y estaba todo perfectamente. La tension como siempre, 110-70... perfecta. El peso, 99Kg... que os puede parecer una exageracion, pero tened en cuenta que mido 1,80m y antes de quedarme embarazada pesaba 80 y tantos kilos. Soy grandona, algo que ultimamente no me gustaba mucho pero de lo que ahora me siento tremendamente orgullosa, puesto que tengo cuerpo de sobra para darle a mis triges el espacio que merecen, jejeje.
El caso es que la doctora Carton estaba muy satisfecha con los resultados de todas mis pruebas. Me dijo que a partir de ese momento lo importante eran las ecografias, asi que no tenia que sacar cita para su consulta, a no ser que lo necesitara para algo especial. La doctora Guizani y ella se mantienen informadas la una a la otra. La doctora Carton me dijo que siempre va a estar pendiente de mi a pesar de no tener que ir a su consulta, que aunque sea viendome por los pasillos siempre me va a preguntar como me siento y si necesito algo, ademas de estar completamente informada de las ecos mediante la doctora Guizani y mi dossier, que siempre mira en el ordenador.
Antes de despedirme, me dijo que ibamos a mirar juntas los resultados de la eco que me habian hecho dos dias antes. Me dio los pesos de los triges. "Primero" pesaba ya poco mas de 600 gramos. "Segundo", casi 500 gramos y "Tercero", casi 420 gramos. Me dijo que todo estaba muy bien. No me dio sus medidas, pero me dijo que estaba contenta con los resultados.
32 SEMANAS Y 2 DIAS.
Dos dias después, me tocaba ecografia. Normalmente, como son dos ecos semanales y mi marido no puede darse el lujo de faltar al trabajo tan seguidamente puesto que es autonomo, voy al hospital con la tia de mi padre, que me acompaña para quedarse con Ricardito y Samuel en la sala de espera mientras que a mi me hacen la eco. Pero esa mañana tenia cita a las 8:30 y como vivimos bastante lejos del hospital, unos 45 minutos en tranvia, mi marido no trabajo para llevarme en coche. En coche tardamos una media hora.
Cuando llegamos al hospital ni siquiera habian empezado a dar numeros las de recepcion. Fui la primera. Me mandaron, como casi siempre, a la sala de espera numero 5. La doctora Guizani no estaba, pero como el mio es un embarazo bastante incomun, han pasado ya por mis consultas un monton de doctores distintos, enfermeras, estudiantes... asi que me conoce casi todo el hospital. Antes hubiera preferido que me viera siempre la doctora Guizani, pero después de la operacion, a pesar de que ella es la que ha llevado mi embarazo desde el principio, lo unico que me importa es que me hagan la eco y saber como estan mis triges, independientemente de quien la haga.
Ese dia me tocaba con la doctora Bivalacqua, Elisa Bivalacqua, una italiana muy simpatica que me va explicando paso a paso todo lo que va haciendo y viendo en la eco. Es la que mas y mejor me explica todo. Como siempre, tanto mi marido como yo estabamos deseando escuchar lo mas importante, que los tres corazones estaban latiendo. "Los tres corazones laten", dijo la doctora. Uf!, os podéis imaginar el alivio tan grande que sentimos cada vez que escuchamos esa bendita frase.
Siempre se mueven mucho los bebés, muchisimo en el caso de "Tercero", que a pesar de ser el mas pequeño, me parece que es el mas travieso de los tres y el que mas me hara correr el dia de mañana. Pero a veces me es complicado distinguir quién es el que se esta moviendo, a pesar de que cada uno esta situado en un lado diferente de mi vientre. "Primero" sigue en la misma posicion desde el principio, cabeza abajo en el lado derecho de mi vientre. "Segundo" siempre esta en el lado izquierdo, y siempre estaba cabeza abajo, aunque en la eco anterior se habia dado la vuelta y estaba cabeza arriba. Esta vez pudimos comprobar que de nuevo se habia dado la vuelta y estaba cabeza abajo, en la misma posicion que "Primero", uno al lado del otro.
"Tercero" siempre ha estado acostado. El mas nervioso y el mas vago? jejeje. Siempre con la cabeza mas o menos a la mitad de mi vientre, en la parte mas alta, con el cuerpo extendido hacia el lado izquierdo. Pero esa mañana fui a la eco consciente de que habia cambiado de posicion. Notaba mi vientre diferente, como mas "recogidito", las redondo y puntiagudo, menos expandido que anteriormente, y se lo dije a mi marido. No sé por qué le dije que notaba el vientre distinto porque se asusto, ya que la otra vez cuando le dije que habia cambiado algo en mi vientre fue un par de dias antes de la operacion. Pero me rei y le dije que no se preocupara, que era solo porque seguramente "Tercero" habia cambiado de posicion. Aun asi no se quedo tranquilo.
La doctora Bivalacqua siempre me explica las posiciones de los triges. Confirmo que "Segundo" estaba de nuevo cabeza abajo y que "Tercero" habia cambiado de posicion, era como si intentara ponerse también bocabajo y no tuviera espacio suficiente para ello, por lo que estaba acostado mirando hacia abajo, con la cabeza hacia abajo y la espalda arqueada, como queriendo introducirse en el hueco que dejan sus hermanitos entre ellos. Asi que ya no estaba extendido hacia el lado izquierdo de mi vientre, sino que estaba centrado, por eso notaba yo mi vientre mas "recogidito" y redondo.
Lo siguiente que la doctora nos dijo es que iba a medir solamente el abdomen de cada uno, porque la cabeza, femur y demas los habia medido cuatro dias antes y estaba todo perfecto. Empezo por "Segundo", que es el que mejor se porta y la deja medir y observar tranquilamente porque no se mueve tanto. Se porto muy bien y la doctora incluso le dio las gracias, jejeje. Le midio el doppler, el cordon umbilical, la corriente sanguinea... todo perfecto. Y nos dijo que el liquido amniotico habia aumentado y estaba en 6.
Llego en turno de "Tercero", pero rapidamente la doctora desistio y paso a "Primero", porque "Tercero" estaba moviendose tanto que era imposible medirle nada. Jejeje.
"Primero" se movio un poco, pero la dejo trabajar. También estaba todo perfecto. El liquido estaba en casi 7, algo positivo después de la operacion, porque anteriormente estaba en 10!!.
Por fin paso a "Tercero", y con muchisimo trabajo y sudando la gota gorda, pudo medirle y observarle completamente. Todo perfecto y el liquido habia aumentado después de la operacion, que paso de tener 1 y poco a tener 3 y pico!. Una noticia buenisima a estas alturas y después de haber superado una cirujia que los doctores pensaban que no iba a superar. Mi niño, es un campeon!. Los tres son unos campeones que empiezan a luchar por sus vidas desde mi interior.
Sé que muchas mujeres se preguntan de donde saco tanta positividad y tanta fuerza para ir hacia adelante con un embarazo tan raro y complicado. Sera que les parece poco estar desarrollando dentro de mi ser tres vidas de tres personitas tan luchadoras y con tanto coraje?. Sin duda mis triges son mis fuerzas, mi esperanza, mi animo, mi energia positiva!. Me fastidia mucho cuando una mujer se entera de que estoy esperando trigemelos y me miran con cara de terror o dicen "qué horror!", "uf!, me muero!", "madre mia! qué locura!", "la que te espera", "vete preparando!"... Mas que fastidiarme, creo que me da pena. Bueno, supongo que es una mezcla de sentimientos un tanto rara. Por un lado me fastidia que me digan cosas negativas con lo feliz que me siento yo y las ganas inmensas que tengo de tener a mis triges en mis brazos. Por otro lado, pena, de que haya mujeres que no sepan valorar el privilegio de ser madres. El caso es que hasta ahora todas las mujeres que han hecho algun comentario negativo con respecto a mi embarazo, son madres ya. Pena también de esas criaturas que estas mujeres han tenido el privilegio de parir y que para nada son valoradas por sus madres, sino que mas bien las ven como un fastidio o una carga demasiado grande en sus vidas.
El otro dia una gran amiga mia que acaba de dar a luz a su primera hija me dijo que no conoce a nadie tan capacitada como yo para llevar adelante un embarazo trigemelar y que esta segura de que Di*s me ha enviado este regalazo porque lo iba a saber aceptar desde el principio e iba a hacer todo lo posible para educar a los tres tan bien como estoy educando a los dos que ya tengo. Me senti muy agradecida y orgullosa de que mi amiga me dijera todo eso, pero no me cabe en la cabeza que pudiera ser de otra manera. No me siento una heroina, como muchas mamis me dicen, no creo que esté haciendo nada que otra mami en mi situacion no haria. A pesar de que esas mamis tan negativas me dijeran aquellas cosas para mi horribles, quiero pensar que todas ellas seguirian adelante si tuvieran un embarazo trigemelar y harian todo lo posible para salir adelante con los tres. No me cabe otra opcion en la cabeza, y menos aun en el corazon. Muchas me dicen que soy una valiente, que me admiran... no me gusta. Cuando una persona hace algo de corazon, no es ningun esfuerzo, ninguna valentia, simplemente, es una forma de vivir.
Ya os he dicho en alguna ocasion que tanto mi marido como yo tenemos a Di*s por encima de cualquier cosa e incluso de cualquier persona. Intentamos agradarLe en todo lo que hacemos y dar lo mejor de nosotros sin querer recibir nada a cambio. No seria justo. En el momento en que uno hace algo para obtener una recompensa, demuestra que lo que hace le importa poco o nada y que solo persigue un beneficio propio. A nosotros nos importa mas lo que hacemos, porque lo hacemos para estar en paz con Di*s y con nosotros mismos.
Salimos de la eco muy felices. La doctora Bivalacqua me dijo que tenia que esperar a que llegara Teresa Cos, la ginecologa española, para quedar de acuerdo con ella en darme la proxima cita para otra eco, ya que la doctora Guizani no estaba ese dia alli. Esperamos a que llegara y cuando lo hizo en seguida vino a preguntarme si esa mañana tenia eco con ella. Le expliqué que ya me habia hecho la eco la doctora Bicalacqua y que la estaba esperando para ver para cuando me citaban. La doctora Bivalacqua salio y le estuvo explicando delante de mi los resultados de la eco de ese dia y Teresa me miraba impresionada. Se quedo completamente alucinada al saber que los tres estaban bien y cada dia mejor y me dijo "Ana, eres una artista". Jejeje. Yo?, para nada!. Los artistas son mis triges que estan luchando ya por sus vidas y, por supuesto, Di*s, por habernos dado la oportunidad.
Me dijo que viendo los resultados, a partir de entonces, en vez de hacerme dos ecos semanales me harian una. El "miedo" ahora es que los triges desarrollen una anemia, que por lo visto es lo mas comun después de una operacion como la que nos hicieron. Digo "miedo" entre comillas porque es el miedo de los médicos, no el mio ni el de mi marido. Estamos seguros de que no van a desarrollar ninguna anemia. Asi que a partir de entonces, una eco semanal y si seguimos viendo que no se desarrolla la anemia y que todo sigue avanzando tan bien como hasta ahora, pasaremos a una eco cada dos semanas, para que asi pueda hacer reposo y no tenga que ir hasta el hospital tan amenudo con el esfuerzo que eso supone para mi.
Asi que, gracias a Di*s, tenemos buenas noticias otra vez. Y seguimos con la esperanza de que asi seguira siendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario